Opinión

Más Platón y menos Dora, la exploradora

EL PAÍSJORGE MARIRRODRIGA
En la Universidad de Londres, el sindicato de estudiantes de la Escuela de Estudios Orientales y Africanos ha exigido que desaparezcan del programa filósofos como Platón, Descartes o Kant. Por racistas y colonialistas. En su escrito, el sindicato se refiere a estos -y a otros personajes históricos- como "filósofos blancos". Además, demanda que sean estudiados únicamente si el alumno lo solicita y siempre poniendo su pensamiento "en el contexto". Por ejemplo, los filósofos de la Ilustración deben ser explicados -y desacreditados- junto a su "contexto colonial".
Resulta paradójico que en una universidad -que se supone es, entre más cosas, el lugar donde todas las ideas fluyen, se confrontan y permiten el surgimiento de otras nuevas- haya quien prohíba mostrar ideas de pensadores que, guste o no, han conformado el mundo en que vivimos. Más paradójico todavía es que esta reivindicación se base en una especie de... ¿antirracismo racista? ¿Qué tienen en común Platón y Descartes? Que son blancos. Bueno, ojo con Platón. Si apareciera hoy en un aeropuerto europeo con su verdadero aspecto probablemente sería deportado. Y que son colonialistas. Es decir, para estos alumnos nada ha cambiado entre la Atenas del siglo IV antes de Cristo y la Francia del XVII. Al parecer, además de la Filosofía, tienen problemas con la Historia.
Pero la cuestión no es esa. En una época donde a la mentira le llamamos "posverdad" y al totalitarismo social "corrección política", no es difícil quedar a expensas de un grupo -por pequeño que sea- organizado y dispuesto a imponer cualquier disparate ante una mayoría aterrorizada de que la etiqueten si se le ocurre oponerse. Resulta obvio que ningún personaje histórico resiste cinco minutos un análisis con los ojos de hoy en día. Por ejemplo, Platón perseguía a sus alumnos para enseñarles algo que no es precisamente el mito de la caverna.
Luego viene el fenómeno snowflake student (estudiante copo de nieve). No solo tengo derecho a elegir asignaturas, sino los contenidos de estas. Y aunque no tengo ni idea -ni quiero tenerla-, puedo arrinconar a quien sea para exigir que ni me mencione contenidos que desafíen lo que pienso, alegando que son "ofensivos". Ahí tenemos lo ocurrido en la Universidad de Glasgow, donde se previene a los estudiantes de Teología -atención, Teología- de que las imágenes de la crucifixión pueden resultarles "incómodas". Si esto sigue así, van a terminar incluyendo en la guía docente Dora, la exploradora.
En estos tiempos del "arden las redes sociales", uno de los últimos reductos de pensamiento libre y reflexivo es la Universidad. Lo que suceda en esa institución ad intra -perdón por el uso del latín imperialista- resulta crucial para conformar la sociedad de los próximos años. Si la Universidad también cae en manos de la nueva inquisición del totalitarismo ofendido apoyado por los indignados de guardia en las redes sociales -inquisición que ya deja sentir su larga mano en otros ámbitos-, tal vez sea mejor cantar como Javier Krahe: "Pero dejadme, ay, que yo prefiera la hoguera, la hoguera, la hoguera".
LireLactu
Parcourir
Rechercher

Sources
Challenges
Courrier international
EL PAÍS
L'Humanité
La Croix
La Vanguardia
Le Figaro
Le Monde
Le Parisien
Les Echos
Libération
NY Daily News
Sciences et Avenir