Última Página

Un golpe a la mentira

EL PAÍSDAVID ALANDETE
Los medios de comunicación tenemos hoy más lectores que nunca. Nuestras noticias no conocen fronteras, llegamos a millones de personas, en cualquier lugar del mundo, a cualquier hora del día. Es el regalo de la tecnología, que trae pareja una completa transformación del mercado publicitario. En este escenario nuevo e incierto se da una dependencia mutua entre los grandes medios comprometidos con el derecho a la información y gigantes de la Red como Facebook o Google.
El precio de llegar a decenas de millones de personas a diario es no controlar la distribución de nuestro contenido. Somos responsables de lo que escribimos, pero no siempre de cómo esto llega al lector: un mensaje en Twitter, un correo electrónico o un grupo de Facebook. Hemos visto con preocupación cómo parasitan los canales de distribución de información páginas con apariencia de periódicos, que publican noticias que no lo son y se aprovechan de la confianza forjada entre diarios y lectores para engañar a estos últimos. Así se propagaron crónicas falsas como que el Papa apoyó a Donald Trump o que un agente del FBI apareció muerto en casa de Hillary Clinton.
Ahora, por fin, una red social de la talla de Facebook toma medidas para distinguir y destacar la información real, contrastada, de calidad, que es marca de cabeceras como EL PAÍS. Es la prueba de que esta enorme plataforma de Internet está tomando medidas muy necesarias para desterrar el contenido falso y tóxico de sus servidores. De este modo, con el anuncio de ayer, Facebook reconoce, premia e impulsa al periodismo de calidad, ese que invierte sus recursos en preservar y mantener el derecho de la sociedad a la información, al margen de manipulaciones que embrutecen la democracia.
LireLactu
Parcourir
Rechercher

Sources
Challenges
Courrier international
EL PAÍS
L'Humanité
La Croix
La Vanguardia
Le Figaro
Le Monde
Le Parisien
Les Echos
Libération
NY Daily News
Sciences et Avenir