Deportes

El Deportivo se libra de la multa por la pancarta

El Gobierno deja sin sanción al club por permitir la enseña de los Riazor Blues

EL PAÍSJUAN L. CUDEIRO
Era la pancarta más cara del mundo y con las rebajas se ha quedado en gratuita. "Son multas absurdas que vamos a recurrir y a ganar", previno Tino Fernández, presidente del Deportivo. Eso es lo que empieza a ocurrir. La pasada semana el club gallego recibió una notificación del Gobierno que le informaba de la decisión de archivar las dos primeras propuestas de sanción de la Comisión Estatal contra la Violencia, el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia en el Deporte. Una de esas decisiones atañe al derecho de los Riazor Blues, una vez inscritos en el libro registro de aficionados que les legaliza ante la Liga como una peña más, de acceder al estadio con una enseña con el nombre de su grupo y al del Deportivo a permitirlo sin que por ello se entienda que se trata de acciones que favorecen la violencia.
Al Deportivo le había llegado una propuesta de sanción de 30.000 euros, luego rebajados a 10.000 por la Subdelegación del Gobierno en A Coruña, por permitir el acceso al estadio de Riazor de una pancarta con la leyenda "Riazor Blues" en el partido contra el Real Madrid de la temporada pasada. Ese rótulo jamás ha dejado de entrar, con la aprobación policial, en el campo durante esta campaña y por ella han brotado nuevas propuestas de sanción que lógicamente se irán al limbo tras estimar la Subdelegación tanto las alegaciones del Deportivo como un informe de la abogacía del Estado.
En él se hace constar que con el acceso de la pancarta no se infringe el artículo 21.2.e de la Ley 19/2007, que señala como infracción grave el apoyo a actividades de peñas, asociaciones o grupos de aficionados que participen en altercados en recintos deportivos o aledaños. Además, el mismo argumentario se aplica para que el Deportivo no tenga que pagar los 10.000 euros de sanción por haber facilitado el desplazamiento y la venta de entradas a los Riazor Blues antes de un derbi gallego en Vigo. Podrá hacerlo por tanto como con cualquier otra peña legalizada sin temor a recibir una multa por ello.
El Deportivo se apoyó en lo que desde el club se denomina pilar relacional para realizar gestiones al más alto nivel y demostrar que el pasado violento de los Riazor Blues no se corresponde con su comportamiento actual dentro de una voluntad integradora que se promueve tanto desde el club como desde ese colectivo de seguidores. Se da además la circunstancia de que el club gallego comenzó a recibir las sanciones justo después de que ese grupo de aficionados se aviniese a entrar en el libro registro de seguidores que promueve la propia Ley 19/2007, para diferenciar a los colectivos que están dentro de la legalidad de aquellos sobre los que, literalmente, prohíbe que reciban cualquier tipo de apoyo o cobertura por parte de los clubes de futbol.
El Deportivo era también un habitual receptor de otro tipo de multas. Desde el asesinato en Madrid, todavía por resolver, de su aficionado Francisco Javier Taboada, Jimmy, la Liga promovió la presencia de observadores en los campos de fútbol para denunciar ante la Comisión contra la Violencia cánticos que incitasen a la violencia o la agresión. Hace ya bastantes meses que no se escuchan en Riazor, estadio en el que en el último partido antes de Navidad los propios integrantes del fondo donde se ubican los Riazor Blues ayudaron a detener a un seguidor que lanzó un petardo al campo. El Deportivo lo identificó como socio-abonado del club e inició de inmediato un procedimiento sancionador que conllevará la prohibición de acceder al estadio o a eventos organizados por el club durante los dos próximos años.
LireLactu
Parcourir
Rechercher

Sources
Challenges
Courrier international
EL PAÍS
L'Humanité
La Croix
La Vanguardia
Le Figaro
Le Monde
Le Parisien
Les Echos
Libération
NY Daily News
Sciences et Avenir