España

España bate su récord mundial de donantes

EL PAÍSANTONIA LABORDE
La cifra de 43,4 donantes por millón de habitantes en España en 2016 es el mejor balance de toda la historia. Desde que se creó la Organización Nacional de Trasplantes hace 28 años, se ha cuadruplicado el número de donantes. Las razones detrás del récord son el fomento de la donación en asistolia y una mayor colaboración de los médicos de urgencias en la detección de posibles donantes. El año pasado también se superó el donante de mayor edad: 94 años.
España, líder durante 25 años consecutivos en donación y trasplantes (en proporción a su población), ha vuelto a pulverizar en 2016 sus cifras: 43,4 donantes por millón de población (un total de 2.018 donantes) y 4.818 trasplantes. En la edad se alcanzó otro máximo histórico con un donante hepático de 94 años. La lista de espera, además, se ha reducido para casi todos los órganos.
En total, el año pasado se realizaron 2.994 trasplantes renales, 1.159 hepáticos, 281 cardíacos, 307 pulmonares, 73 de páncreas y cuatro intestinales.
Para Rafael Matesanz, director de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) desde su fundación salvo un lapso entre 2001 y 2004, el despegue se explica por el fomento de la donación en asistolia -muerte cardiaca-. Uno de cada cuatro donantes pertenece a este grupo. Incluye a la gente que llega a urgencias con una parada circulatoria que no se puede reanimar, pero todavía puede donar sus órganos. El otro caso es la gente a la que le retiran las medidas de soporte en el hospital y que previamente accedió a donar. "Nosotros adoptamos a este donante a partir del 2010 y ese es el que está creciendo de forma espectacular. Ahora somos el primer país en este tipo de donantes", afirma el director de la ONT.
El segundo factor del alza es una mayor colaboración de los médicos de urgencias en la detección de posibles donantes. "Vimos que los hospitales que tenían mayores tasas de donación eran los que tenían buena coordinación entre los servicios de urgencias y el departamento de trasplante", cuenta Matesanz. A raíz de esto, se estableció hace nueve años un convenio entre la ONT y la Sociedad Española de Medicina de Urgencias (Semes). Desde entonces se han formado más de 7.000 médicos de urgencias. "Detectan a los posibles donantes e informan a las familias cuando el paciente tiene una situación no tratable pero puede donar órganos". Las negativas familiares fueron de un 15,6% en 2016.
Los dos factores detrás del despegue han acentuado el envejecimiento de los donantes: más de la mitad (54,6%) supera los 60 años, cerca de la tercera parte supera los 70 y casi un 10% los 80, registrándose el máximo histórico con un donante hepático de 94 años. Este paciente fue derivado de urgencias.
En el recorrido desde el año 2000 se aprecia una disminución de los donantes más jóvenes: si a comienzos de este siglo el 19,8% tenía entre 15 y 29 años, el porcentaje actual es de 4,5%. En el caso de los adultos de entre 30 y 44 años, el porcentaje cayó de 16,9% a 9,8%. "Cada vez habrá menos jóvenes. Hace 30 años más de la mitad de los donantes eran personas que habían fallecido en un accidente de tráfico. La imagen del donante era un joven que se había accidentado en moto por ir sin casco. Hoy eso es una leyenda urbana", comenta Matesanz. El porcentaje de donantes por accidentes de tráfico fue de un 4,4% el año pasado.
Todas las comunidades autónomas han superado por primera vez los 35 donantes por millón de población, pero tres incluso han sobrepasado los 60 (Cantabria, País Vasco y Navarra) y dos más los 50 donantes (Murcia y La Rioja). Estas comunidades tienen poca población por lo que les es más fácil encabezar el listado.
Los donantes de médula ósea, es decir, de células madre sanguíneas, alcanzaron los 281.969 el año pasado. Cuando entró en vigor el Plan Nacional de Médula Ósea para coordinar las actuaciones en las comunidades autónomas en 2012, la cifra era de 107.003. Por una serie de factores, entre ellos una fuerte campaña comunicacional tanto institucional como de algunos enfermos que necesitaban trasplantes, en 2016 se duplicó el número de nuevos donantes de médula ósea. Se inscribieron 74.397, lo que da una media de 6.200 nuevos donantes mensuales. Hace cinco años, los nuevos inscritos al mes no superaban los 600.
Este trasplante permite curar enfermedades que afectan especialmente a la sangre, como las leucemias, linfomas y mielomas. La leucemia es el cáncer infantil más frecuente. "Probablemente la cifra que nos habíamos planteado de los 400.000 donantes de médula ósea para el 2020 se cumplirá en 2017", adelanta Matesanz.
LireLactu
Parcourir
Rechercher

Sources
Challenges
Courrier international
EL PAÍS
L'Humanité
La Croix
La Vanguardia
Le Figaro
Le Monde
Le Parisien
Les Echos
Libération
NY Daily News
Sciences et Avenir