OPINIÓN

Una muestra del estilo Trump

La Vanguardiajeudi 12 janvier 2017
NUEVE días antes de convertirse oficialmente en el cuadragésimo quinto presidente de Estados Unidos, Donald Trump dio ayer su primera rueda de prensa en meses. No fue un encuentro plácido ni regido por las normas de cortesía al uso. Fue, por el contrario, una reunión áspera, en la que el presidente electo rechazó acusaciones y negó el derecho a preguntar a dos periodistas de medios que habían publicado informaciones que no fueron de su agrado. En términos informativos, la rueda de prensa tuvo interés, puesto que Trump admitió por primera vez que Rusia había intervenido en la campaña electoral que le llevó a la Casa Blanca, hackeando la sede de los demócratas.Perofueronmáslasrespuestasinsustancialesquelas sustanciosas.
El día había empezado de modo incómodo para Trump, con la noticia de que Moscú dispone al parecer de un dossier sobre él, que ocasionalmente podría emplear para chantajearle. En tal dossier se incluirían grabaciones del magnate obtenidas en un hotel de Moscú, en las que aparecería junto a prostitutas ­extremo no confirmado­. Y, también, revelaciones sobre relaciones demiembrosdesuequipoconfuncionariosdelKremlin.
Laprimerapreguntadelaruedadeprensaabordóeste asunto, que Trump despachó como "noticias falsas" y "algo que no pasó". Sin embargo, como apuntábamos, Trump admitió creer que el hackeo cometido contra los demócratas durante la campaña era cosa de los rusos. Por más que luego responsabilizara oblicuamente a los propios demócratas, que a diferencia de los republicanos, no habrían sabido evitar la intromisión.
A la hora de hablar del conflicto de intereses que podríafavorecersucondicióndepropietariodeunimperio inmobiliario y la de presidente ­una de las cuestiones que propiciaron la rueda de prensa­, Trump cedió la palabra a su abogada. Y esta contó cómo Trump se había aislado y cedido a sus hijos Don y Eric la dirección de sus negocios, en los que, dijo, no intervendrá.
También se explayó Trump sobre cuestiones como el muro de México o sobre cómo va a desmantelar el Obamacare ­a su criterio, "un completo y total desastre"­, sinaportarnovedades.Ydijoque,conélalmando,lasrelaciones con Rusia mejorarían mucho. Pero, además de tales respuestas, la rueda de prensa brindó a los espectadores la sensación de que la presidencia Trump va a ser bastantedistintadelasdesuspredecesores.Elpresidente electo no parece comportarse con la formalidad y el decoro propios del cargo. No se ahorró descalificaciones. Dejó muchas preguntas en el aire, y prodigó afirmacionesaventuradassobreloqueélcreequeseráelmañana.Tuvoademásuntratamientoinadmisibleconlosmedios a los que negó la posibilidad de preguntar, la CNN ­"noticiasfalsas"­yelportalBuzzFeed­"unmontónde basura"­, además de dedicar epítetos improcedentes a otros, como la BBC. Y, en todo momento, dio la impresióndeque,enlugardecomportarsecomoquienacudea rendir cuentas ante la opinión pública, se dirigía a la audienciatelevisivaque lehavotado.Dehecho,noseprivó depronunciar,amododecolofón,el"you'refired!"­estás despedido!­ que popularizó en el reality televisivo El aprendiz.
HuelgarecordarqueunapotenciacomoEE.UU.noes unreality,yquedesupresidentenoseesperaqueexprese reservas ante estamentos como los servicios de inteligencia o los medios de comunicación, sino que argumente de modo convincente sus propósitos.
LireLactu
Parcourir
Rechercher

Sources
Challenges
Courrier international
EL PAÍS
L'Humanité
La Croix
La Vanguardia
Le Figaro
Le Monde
Le Parisien
Les Echos
Libération
NY Daily News
Sciences et Avenir