POLÍTICA

El PSC pacta con todos sus cargos la neutralidad en las primarias del PSOE

Las diferentes federaciones se comprometen a favorecer el debate entre candidatos

La VanguardiaRAÚL MONTILLA Barcelona
Iceta, junto a los dirigentes del PSC Núria Marín, Salvador Illa, Lluïsa Moret y Meritxell Batet, durante una de las últimas ejecutivas
DAVID AIROB
El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, aseguró a finales de noviembre a la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, que los socialistas catalanes serán neutrales en las primarias del PSOE. Y el compromisohallegadoahorahasta el punto de tomar forma de un documento, que se aprobó por unanimidad el martes por la noche en un cónclave de secretarios de organización, por el que todos los dirigentesdelPSC,delaprimeraalaúltima agrupación, se comprometen a ser imparciales y a favorecer el debate entre candidaturas.
Los socialistas catalanes lanzan así un nuevo mensaje a la actual dirección del PSOE, pero también a Susana Díaz: en Catalunya no hay ningún frente en contra de la lideresa andaluza, ni de cualquier otro candidato afín. Tampoco hay un frente a favor del exsecretario general del PSOE, Pedro Sánchez, quien, por otro lado, desde hace ya meses apenas se nombra en la sede de la calle Nicaragua. Los socialistas prometen participar de forma limpia en las primarias: los militantes votarán lo que voten, pero lo haránsinserinducidospornadie,sino según les convenzan los candidatos que se presenten, que en Catalunya tendrán el mismo tratamiento.
"Ninguna ejecutiva del PSC se podráposicionarenfavordeninguna de las candidaturas de las primariasdelPSC",afirmataxativamente el documento en el que se refleja, incluso, que "siempre que sea posible" los máximos responsables de lasejecutivasasistiránalosactosde los diferentes candidatos, "haciendo de anfitriones (...), como un símbolo de la neutralidad de la organización".
Un documento interno fija las reglas sobre cómo han de actuar, incluso, agrupaciones y sectoriales
El escrito, que fue elaborado y puesto en la mesa por el secretario de organización delPSC, Salvador Illa, y su adjunto, José Luís Jimeno, está formado por un total de doce puntos sobre cuestiones concretas, tras un preámbulo en el que se insiste en la imparcialidad de los cargos orgánicos del PSC "en todo aquello que afecte a las futuras primarias del PSOE".
Según refleja el documento, las ejecutivas del PSC ­la del partido, las de federación y las locales y sectoriales­ se comprometen a no utilizarlosrecursoseconómicosdelos socialistas catalanes en favor de ninguna candidatura, pero tampoco sus servicios de prensa o las redes sociales. Y, a la vez, se han de poner a disposición de los militantes para resolver dudas técnicas y logísticas que atañan al proceso de primarias, así como facilitar la información disponible de las candidaturas o sus convocatorias de actos. Incluso si llegara a haber un debate entre los candidatos a ser secretario general del PSOE, "las ejecutivas favorecerán su visualización en las sedes correspondientes".
Unas sedes que, por otro lado, se ponen a disposición de las candidaturas que se presenten, siempre quesea posibletécnicamenteyprevia autorización de la autoridad local. "Es obligación de la dirección delPSCydesusestructurasorgánicas garantizar que el conjunto de la militancia tenga acceso a toda la información relacionada con las primarias y a las diferentes candidaturas, así como garantizar la plena libertad de voto de cada militante", insiste el escrito que, después de recibir el apoyo de los secretarios de organización de todas las federacionesdelPSCenelcónclavequese celebróenlasededelacalleNicaragua, ahora éstas lo están trasladando a todas las agrupaciones del territorio.
La dirección del PSC sigue así la línea establecida durante sus primarias. Aunque, en este caso, además de querer evitar tensiones, pesa la necesidad de que ningún candidato a liderar el PSOE vea en los socialistas catalanes una amenaza. La clave, quizás, para que el PSC pueda seguir participando en la elección del líder del PSOE.
Porque en Catalunya hay afines a Díaz
Las recientes primarias del PSC han arrojado que su censo de militantes es de 17.314 personas, una cifra nada insignificante. Y si bien es cierto que para Catalunya Sánchez no fue su primera opción (en las primarias del PSOE del 2014 ganó Eduardo Madina), el ex secretario general, con su oposición al PP y su sensibilidad hacia Catalunya, supo ganarse al militante del PSC que no le votó. Y la indignación fue prácticamente unánime con la operación que acabó con su defenestración. Pero en Catalunya había y hay partidarios de Susana Díaz que, eso sí, ahora no están para gritar su apoyo a los cuatro vientos. También hay, parece que cada vez más, quienes se echarían a los brazos de un tercer posible candidato que genere consenso.
LireLactu
Parcourir
Rechercher

Sources
Challenges
Courrier international
EL PAÍS
L'Humanité
La Croix
La Vanguardia
Le Figaro
Le Monde
Le Parisien
Les Echos
Libération
NY Daily News
Sciences et Avenir