OPINIÓN

Niebla

La VanguardiaEL RUNRÚN Imma Monsó
Cuando tenía ocho años, empecé a pasar la tarde en el trabajo de mi madre por no quedarme sola en casa. Por la noche, tras apagar la última estufa, salíamos ella, yo y sus dos empleados a la tremenda niebla oscura del paseo de Fernando, desierto, y un millar de glaciales cuchillos húmedos nos atravesaban de parte a parte.
Accès requis pour lire la suite de cet article
LireLactu
Parcourir
Rechercher

Sources
Challenges
Courrier international
EL PAÍS
L'Humanité
La Croix
La Vanguardia
Le Figaro
Le Monde
Le Parisien
Les Echos
Libération
NY Daily News
Sciences et Avenir