INTERNACIONAL

Gentiloni es operado de urgencia en Roma por una angina de pecho

La VanguardiaEUSEBIO VAL Roma. Corresponsal
El primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, durante una rueda de prensa en Roma el pasado 29 de diciembre
ALESSIA PIERDOMENICO/BLOOMBERG/ARCHIVO
Al `premier' italiano se le implanta un `stent' y debe suspender su viaje a Londres
Paolo Gentiloni, que lleva una actividad frenética desde que asumió la jefatura del Gobierno italiano, hace justamente un mes, se ha visto forzado a descansar durante unos días por una angina de pecho. El primer ministro hubo de ser operado de urgencia, la noche del martes, a su regreso de París. A Gentiloni, de 62 años, se le implantó un stent. Su evolución, ayer, fue muy satisfactoria y, si no surgen complicaciones, podría volver a su despacho ya el próximo lunes, según su deseo.
Gentiloni se sintió mal mientras visitaba al presidente francés, François Hollande, en el Elíseo. En la comparecencia de prensa conjunta ya ofreció un semblante muy cansado. De vuelta a Roma, el primer ministro fue trasladado al policlínico Gemelli ­el centro que se hizo célebre por las frecuentes hospitalizaciones de Juan Pablo II­ para ser sometido a pruebas. Se le detectó una obstrucción en un vaso coronario secundario, un problema bastante común que se soluciona con una intervención relativamente sencilla y eficaz.
Fuentes del palacio Chigi restaron gravedad a lo sucedido y recalcaron que Gentiloni habló con sus colaboradores y despachaba asuntos por teléfono y vía SMS. Con todo, debió ser anulado el importante encuentro que iba a celebrar en Londres, hoy, con su homóloga británica, Theresa May, para abordar los planes concretos para poner en marcha el Brexit. En la agenda de Gentiloni figura, el próximo día 18, una reunión en Berlín con la canciller Merkel en el marco de una cumbre intergubernamental.
La reforma laboral se salva
Gentiloni recibió en el hospital una buena noticia para su Gobierno. El Tribunal Constitucional italiano falló ayer contra la demanda del principal sindicato, CGIL, que pretendía que se celebrase un referéndum para derogar el punto central de la reforma laboral ­conocida como Jobs act­, uno de los principales proyectos del mandato de Matteo Renzi. El sindicato había recogido 3,3 millones de firmas cuestionando la modificación del artículo 18 del Estatuto de los Trabajadores que rebaja las garantías ante los despidos "ilegítimos".
Antes se forzaba a la readmisión del empleado y ahora basta con una indemnización de la empresa. La líder de la CGIL, Susanna Camusso, anunció que recurrirán el fallo ante el tribunal europeo competente. Los jueces sí admitieron una consulta popular sobre otras dos cuestiones, una de ellas referente a los vouchers (vales), un sistema de pago que es visto como un modo legal de pago en negro.
El serio contratiempo de salud sufrido por Gentiloni y el consiguiente parón de su actividad no deja de ser una ironía, pues llegó al poder a toda prisa, el pasado 12 de diciembre, después de la dimisión de Matteo Renzi como consecuencia del triunfo del no en el referéndum del 4 de diciembre sobre la reforma constitucional. Gentiloni ocupaba entonces la cartera de Asuntos Exteriores y era considerado un hombre muy fiel a Renzi, moderado y con buen cartel en las cancillerías. Se quiso cubrir lo antes posible el vacío de poder ante la difícil situación de algunos bancos, como el Monte dei Paschi di Siena, las delicadas decisiones que debían tomarse y el riesgo de turbulencias en los mercados financieros.
El jefe del Gobierno se sintió mal durante la visita a Hollande en el Elíseo y a su regreso fue hospitalizado
El presidente de la República, Sergio Mattarella, garante de la continuidad institucional, fue de los primeros en interesarse por el estado de Gentiloni, aunque no piensa visitarlo en el hospital para "no dramatizar excesivamente la situación". Según las normas vigentes, en caso de celebrarse un Consejo de Ministros mientras el premier está en el hospital, la reunión será presidida por el miembro más de más edad en el Gabinete, en este caso el titular de Cohesión Territorial y Mezzogiorno (el sur del país), el profesor de Economía Claudio De Vincenti.
Además de gestionar la situación interna italiana y de preparar el país para unas probables elecciones anticipadas, Gentiloni afronta en los próximos meses compromisos internacionales de relevancia, en calidad de anfitrión, como los actos conmemorativos del 60 aniversario de la firma de los tratados de Roma (precursores de la actual UE), en marzo, y la cumbre del G-7 en Taormina (Sicilia), en mayo.
LireLactu
Parcourir
Rechercher

Sources
Challenges
Courrier international
EL PAÍS
L'Humanité
La Croix
La Vanguardia
Le Figaro
Le Monde
Le Parisien
Les Echos
Libération
NY Daily News
Sciences et Avenir