CULTURA

Muerta en vida

La VanguardiaJOAN-ANTON BENACH
Restez informés en suivant LireLactu sur
Perezosa y aburrida, echada en el sofá del piso que justo acaba de estrenar, Hedda se entretiene toqueteando una pistola magnífica, de las que su padre, el general Gabler, había conservado, orgulloso, en un estuche especialmente lujoso. La mujer parece pensar en la utilidad que el arma le ofrece, y a modo de ensayo, dispara un tiro en una dirección imprecisa de la sala de estar.
Accès requis pour lire la suite de cet article
Restez informés en suivant LireLactu sur