Opinión

Estrategias

La VanguardiaPilar Rahola
Restez informés en suivant LireLactu sur
En los tiempos en que jugaba al ajedrez (de ello, como de todo, ya hace mucho), tuve un momento de admiración por el gran maestro internacional Tartakower, formidable adversario del gran Capablanca. Nacido en Rusia de una familia judía polaca, fue adoptado por Francia, país por cuya liberación luchó, en la Segunda Guerra Mundial, con las tropas de De Gaulle.
Accès requis pour lire la suite de cet article
Restez informés en suivant LireLactu sur