POLÍTICA

Vale para España

La VanguardiaFernando Ónega
Barack Obama se despidió como empezó: emocionando a casi todo el mundo, menos a Donald Trump. Y además de emociones, dejó un legado inquietante: hay peligros para la democracia; amenazas, dice él. Y señaló dos muy concretas: la desigualdad y la no aceptación de las razones del adversario. Se refería a Estados Unidos, considerados la cuna de la democracia moderna, y por eso es llamativo que un presidente haga desde allí ese diagnóstico. Y a este cronista, lo siente mucho, le sonó familiar; le sonó como si hablase de España. Los análisis políticos son intercambiables entre líderes y estados.
¿Pensamos en la desigualdad? El Gobierno español niega su existencia y crecimiento, pero los datos que periódicamente se publican muestran realidades como éstas: millones de ciudadanos con contratos tan precarios que les aportan menos del salario mínimo; altísimo número (20%, según Caritas) de familias en el umbral de la pobreza; hogares a los que hay que proteger para que no les corten la luz; tres millones de personas expulsadas delaclasemedia...Alotrolado,laostentación de quienes se enriquecieron con la crisis; privilegiados ejecutivos de altísimos salarios que siguieron subiendo en la recesión... Esa realidad sigue ahí, por mucho que las cifras genéricas de la economía sean buenas y altas autoridades declaren terminada la crisis.
Laspalabrasmásusadasson `diálogo'y`pacto';yambasse enfrentanconlaenfermedadde estetiempo:laintransigencia
¿Y por qué es un peligro para la democracia? Porque la pobreza, agravada por la desigualdad, crea una multitud de desencantados del sistema; porque los arroja a los extremismos y porque les hace preguntar de qué sirve un sistema de libertades y garantías constitucionales si ellos nopuedenpagarlaluznitienencondiciones de mínima calidad de vida. Son los herederos de la pregunta de Lenin: libertad ¿para qué? Obama puso sobre la mesa un debate otra vez imprescindible.
Segunda reflexión de Obama: "Sin reconocer que tu oponente está diciendo algo significativo (...) seguiremos ignorándonos, haciendo que sea imposible el compromiso o llegar a un terreno común". Me temo que estamos en esa fase. Las palabras más usadas son diálogo y pacto. Y ambas se enfrentan con la enfermedad de este tiempo: la intransigencia. ¿Hace falta citar el "reconocimiento del oponente" en Catalunya? Miren cómo terminó la reunión de Santamaría y Junqueras; miren las posibilidades de acuerdo sobre el referéndum. ¿Hace falta citar al Parlamento? Miren cómo se negocia: porque no queda más remedio y, en todo caso, para marginar a algún grupo. La descalificación por razones ideológicas es la norma. La injusticia en la revisión de la historia reciente, una manipulación poco noble. Y la relación razonable y desprovista de intereses de partido, algo inexistente. Por actitudes así resulta imposible algo tan necesario como la reforma de la Constitución. Sí, Obama hablaba de Estados Unidos; pero su análisis vale para muchos países; claramente, para el español.
LireLactu
Parcourir
Rechercher

Sources
Challenges
Courrier international
EL PAÍS
L'Humanité
La Croix
La Vanguardia
Le Figaro
Le Monde
Le Parisien
Les Echos
Libération
NY Daily News
Sciences et Avenir