VIVIR

La serie que es única

La VanguardiaPERE SOLÀ GIMFERRER Barcelona
El actor Aden Young ya finalizó el rodaje del último episodio
JAMES MINCHIN/SUNDANCE TV
Conversación con Aden Young sobre la temporada final de `Rectify', el drama de culto de Sundance TV
Rectify es una serie que literalmente casi nadie veía en Estados Unidos, pero el canal Sundance la renovaba una y otra vez. Sólo de vez en cuando superaba los 200.000 espectadores en un país con 318 millones de habitantes. Sin embargo, no debe existir ni un solo crítico de televisión que opine que la historia de Daniel Holden, un hombre que se salva del corredor de la muerte por un tecnicismo, sea innecesaria, sobre todo ahora queestáensugiradedespedidaconla emisión de su cuarta y última temporada (a las 22.30 h en Sundance TV). ¿Su secreto? "Era una expresión muy personal de lo que quería su creador, Ray McKinnon, y de lo que él quería ver en televisión", explica Aden Young, el protagonista.
Rectify, obra de culto desde el mismísimo momento en que comenzó a emitirse, es una de esas joyas que sólo pueden existir por la increíble oferta quehayenelmediotelevisivo:"Antes los anunciantes incluso influían en el contenido de las series, pero ahora hay canales que prefieren la calidad de sus producciones antes que vender champú, y series como A dos metrosbajotierrayLosSopranoabrieron puertas para que esta clase de narraciónexistiera".Tambiéneraunabuena carta de presentación para Sundance, que quería adentrarse en el mundo de la ficción propia y no había mejor forma que llamando la atención de la crítica, obteniendo visibilidad y un premio Peabody.
La serie se puede describir de dos formas. Se puede poner el acento en una trama reconocible (¿Daniel es responsable de la violación y el asesinato de una chica o estamos ante una conspiración rural?) de la misma forma que el punto de partida de Twin Peaks era el asesinato de Laura Palmer. Pero la fijación de Ray McKinnon, que hasta entonces era más conocido por su faceta actoral en Deadwood y Sons of anarchy, era otra. Él prefería hablar del interior de América, de las segundas oportunidades y de la vida de un hombre aislado de su familia20añosyrodeadodeasesinos.
"Al comienzo le pregunté a Ray si Daniel era culpable o inocente, y él merespondióquesirealmentequería saberlo. No lo tenía claro. Puede que fuera frustrante interpretar el personaje sin saberlo, sí, pero también permitía abrir un ámbito filosófico más estimulante", confiesa Young. Este diálogo, además, representa el ambiente de trabajo que oscilaba entre el absoluto control de McKinnon, que estaba metidoentodaslasdecisiones, del montaje al vestuario ("puedo atestiguar que no hizo ni un día de vacaciones durante la segunda temporada"), pero que a la vez buscaba la colaboración: "Siempre nos invitaba a aportar ideas, a dar nuestra visión sobre cómo debían evolucionar nuestros personajes". Y el reparto, en el que se encuentran Abigail Spencer (Timeless) y Clayne Crawford (Arma letal), vivía la experiencia consciente de que hacía algo especial.
Podemos esperar una última temporada, que sólo consta de ocho episodios, en la línea de la apuesta autoral hasta la fecha. Si al principio pudo sorprenderelritmocasicontemplativo de McKinnon, que se adaptaba al estado psicológico de Holden, ahora podemos mentalizarnos de que podría haber un final ambiguo: "Nos hemos habituado demasiado al esquema de siempre, pero no todos los personajes tienen por qué tener resoluciones. En Rectify no empezamos al principio de la historia y no cerraremos necesariamente con el final".
Lo más importante, según Young, es el estado emocional del personaje, que se sentía muerto después de esos veinte años en prisión y que debe decidirsiquierevivirdeverdaddespués de cargar (literal y metafóricamente) con el muerto de su pasado: "¿Quiere estavidaquetienedelante?¿Ytienela capacidad de abrazarla o por lo menos aceptarla?".
LireLactu
Parcourir
Rechercher

Sources
Challenges
Courrier international
EL PAÍS
L'Humanité
La Croix
La Vanguardia
Le Figaro
Le Monde
Le Parisien
Les Echos
Libération
NY Daily News
Sciences et Avenir