DEPORTES

El Barça encuentra la luz del gol

La VanguardiaJUAN BAUTISTA MARTÍNEZ Barcelona
El conjunto blaugrana se rehace y se clasifica gracias a una falta final de Messi y a los goles de Suárez y Neymar
AlBarçaleurgíaelgolyloencontró. Necesitaba el equipo de Luis Enriquedesusgeniosyloshalló.Requería la situación un golpe, dos y tres encima de la mesa y sus delanteros los pegaron. Sigue adelante el conjunto blaugrana, que se sobrepuso a otro arbitraje con errores, y que se plantó en los cuartos de final de la Copa. El rey de la competición no abdica y espera rival en el sorteo de mañana. El rey está vivo gracias a un partido jugado con tesón y en el que el Barcelona convirtió, por fin, su buen trabajo en un resultado acordeconsusméritos.LuisSuárez alcanzó el centenar de dianas como barcelonista, Neymar vio puerta casi tres meses después y Messi fue vital. El argentino decidió la eliminatoria con un lanzamiento de falta maravilloso.Otromásparalacolecciónytercerpartidoconsecutivoen el que el crack de Rosario marca de tiro libre. No fue sencillo porque el Athletic estuvo con opciones hasta el último segundo, pero queda en la cuneta para alivio del Barça.
Les hacía falta a los blaugrana un respiro, un marcador positivo y que se volviera a hablar de fútbol tras una semana de declaraciones, de árbitros y de ridículas ausencias en la gala de la FIFA. Cuando el balón manda, todo lo demás queda en el armario y ayer la pelota, en los pies del tridente, dictó sentencia. Si en anteriores partidos Luis Enrique nohabíasorprendidoconsualineación, anoche sí lo hizo. No tanto por la presencia de Cillessen bajo palos, puestoqueeselporterodelaCopay ya estaba recuperado, como por la apuesta por Rafinha. De nuevo el sacrificadofueRakitic.Susituación y su descenso son cada vez más extraños, aunque una vez visto el planteamiento del asturiano la decisión tenía lógica. Quería el entrenador un Barça eminentemente vertical, un equipo que saliera al galope y que devorara los espacios. Delante, el Athletic, que quería jugar con los nervios y el clima de zozobra que rodeaba al barcelonismo, también se plantó con una noticia inesperada: la suplencia de Aduriz.
El partido se destapó con una batalla táctica clarísima. El Barça no deseaba sobar la pelota, sino colocarla en tres cuartos de campo del Athletic lo antes posible. Mientras, el conjunto vizcaíno se mantenía fielasufilosofía,esaenlaqueintenta dibujar una presión alta. Buscaba unerrorblaugrana.Perolociertoes que los rojiblancos no generaron peligro en la primera mitad.
CONTRA V IENTO Y M AREA El equipo de Luis Enrique supo remar tras más errores arbitrales y puso todo su tesón para someter a un Athletic listo LA ACCIÓN D ECISIVA Suárez había metido un golazo de volea, pero la eliminatoria estaba igualada cuando Messi volvió a hacer arte
No es que el Barça fabricara una catarata de ocasiones en el primer acto, pero sí hacía las cosas con intención. Y si no tuvo más oportunidades fue en buena medida por la errática labor de los asistentes del colegiado Gil Manzano. Hasta el descanso se equivocaron al señalar dosfuerasdejuego,unodeSuárezy otro de Neymar. De hecho, en la segunda de estas acciones el uruguayo marcó, pero el lance ya estaba anulado por presunta posición ilegal del brasileño. Si los auxiliares se equivocaban, también lo hacía el colegiado, que dio patente de corso para pegar patadas al principio.
Así estabaelCamp Nou,bramando contra el árbitro, cuando Suárez hizo levantar al público de sus asientos con un gol de bandera. Messi se hizo con el balón tras un rebote y abrió hacia Neymar, que centró hacia el segundo palo. Por allá emergió el charrúa para conectar una volea de película que se clavó en la red. Suárez marcó todos los tiempos del remate, digno de enseñar en las escuelas. Lo celebró por todo lo alto. El Barça, repleto de frustraciones, se quitaba un peso de encima y mandaba. Pasaba de la media hora, pero todavía quedaba mucho por remar.
Decisivo. Messi, con un magistral lanzamiento de falta en el minuto 78, decantó definitivamente la eliminatoria. El argentino celebró su acción con una descarga de adrenalina que estaba más que justificada
ÀLEX GARCIA
El Barcelona amplió su diferencia en la reanudación muy rápido. Neymar fue objeto de un claro penalti por parte de Bóveda, Gil Manzano lo vio y lo señaló y el brasileño lotransformótrasunosinstantesde suspense. Parecía que la eliminatoria estaba encarrilada, pero el Athletic pegó un zarpazo en su primera acometida. Elustondo penetró por la derecha y centró hacia la cabeza de Saborit. El catalán del cuadro bilbaíno remató a placer, demostrando la fragilidad defensiva que sufre el Barça esta temporada.
El cruce estaba igualado tras el 2-1 de la ida y el conjunto de Luis Enrique se lanzó a por el tercer gol, ya de una manera más convencional, puesto que los de Valverde se agazaparon en su campo. Lo probaba Messi. Lo intentaba Suárez. No paraba de forzar la máquina Neymar. Estaba llamando el Barcelona a las puertas del 3-1 y Messi la derribó con un lanzamiento de falta magistral. Iraizoz se la esperaba al otro costado pero el argentino le batió colocando el balón justo en su palo. Espectacular. Faltaba un cuarto de hora y un gol del Athletic daba al traste con todo el trabajo barcelonista. Necesitaba conservar el balón y la mente fría el Barça y lo consiguió. Con mucho esfuerzo. Con sudor y el talento de su genios, el equipo sobrevivió.
LireLactu
Parcourir
Rechercher

Sources
Challenges
Courrier international
EL PAÍS
L'Humanité
La Croix
La Vanguardia
Le Figaro
Le Monde
Le Parisien
Les Echos
Libération
NY Daily News
Sciences et Avenir